Dieta y ejercicio durante el ciclo menstrual

ANA-MOJICA-DSC_7970.jpg

Cuando me encuentro en mis días...

como toda mujer, tengo cambios de ánimo, me siento con menos ganas de entrenar, con menos energía y entusiasmo e incluso me encuentro con la tentación de comer alimentos grasosos y azucarados como mi frappé de caramelo o ese delicioso pastel de tres leches que tanto amo. Sin embargo, al ya conocer mi cuerpo e aplicado ciertas estrategias para sentirme mejor en esos días y aprovechar al máximo las semanas siguientes de mi periodo. La  semana 0 del mes, es decir, cuando estoy en mi periodo, me siento algo desmotivada y con poca energía, sin embargo no dejo de entrenar, simplemente disminuyo al 50% las repeticiones y el peso que suelo cargar cuando me encuentro en la semana 1 y 2 del mes. Por otro lado, en la alimentación que llevo, intento comer aún lo más saludable posible pues la producción de las hormonas que ayudan a la quema de grasa también disminuyen. En  Primera semana después del periodo me siento mucho mejor, con más energías y fuerza, pues las he recuperado y es por ello  es que aumento las repeticiones y la intensidad de mi entrenamiento, es cuando mejor rindo y obtengo realmente los resultados que espero, en cuanto a la alimentación, sigo llevando la dieta al pie de la letra aunque en estos días no cae nada mal una deliciosa carga de carbohidratos. En la Segunda semana continúo con el entrenamiento pesado, sigo desafiándome a mi misma, juego con mis entrenamientos de resistencia y fuerza y me siento aún con mucho entusiasmo. No es hasta la Tercera semana cuando comienzo a sentirme un poco desganada, disminuye mi fuerza y no cuento con los mismos ánimos para entrenar, además de que me da aún mucha más hambre y ansias por comer cosas ricas en azúcares y grasas, sin embargo, sigo entrenando aunque disminuyo las repeticiones y la intensidad al 70%. En la semana 4 disminuyo mi entrenamiento al 50% de intensidad, de hecho es más rico en cardio además de ser mucho más cuidadosa con la dieta, es importante eliminar las tentaciones culinarias al máximo. Lo anterior lo expongo 

Gráfica del entrenamiento durante el mes.

Ahora si gustas saber porque sucede aquí está la explicación un poco más detallada.

Primeramente es necesario comprender como es que funciona nuestro ciclo menstrual para así  saber qué es lo que sucede en nuestro cuerpo en esos días y algunas de las hormonas que participan en este periodo.

Como sabemos, el ciclo menstrual normal de una mujer consta de 28 días en el que nuestro cuerpo se encarga de expulsar un óvulo y esto con el propósito de hacer posible el embarazo. El ciclo menstrual se divide principalmente en cuatro fases, la fase folicular temprana, la fase folicular tardía, la fase lútea media y la fase lútea tardía, de las cuales en la mitad de esas fases, es decir, entre la fase folicular tardía y la fase lútea media sucede la ovulación.

Dentro de estas fases participan el estrógeno y la progesterona, hormonas femeninas que permiten desarrollar las características sexuales secundarias de la mujer y la progesterona que permite la segregación del ovario femenino y la placenta. 

Dentro de la primera fase(folicular temprana) estas dos hormonas se encuentran bajas y dentro de la segunda fase(folicular tardía) el estrógeno sube y la progesterona baja aun más. Posteriormente dentro de la tercera fase(lútea media) el estrógeno baja un poco hasta que al llegar a la fase lútea tardía se deja de producir en mucho menores cantidades esta hormona. En cambio, la progesterona alcanza su máxima producción en la tercera fase hasta que de igual manera cae en la cuarta fase como el estrógeno.

De acuerdo a investigaciones realizadas a mujeres con una guía de alimentación, las mujeres sienten la tentación de consumir alimentos grasos y azucarados porque el cuerpo requiere sustituir la carencia del estrógeno y progesterona, sin embargo, aunque es algo muy normal y que el cuerpo requiere, el consumo de estos alimentos entre la fase lútea tardía y la fase folicular temprana produce que las grasas y azúcares obtenidas se conserven aún más en el cuerpo. Así que, aunque parezca que los necesitas, resérvate a consumirlos.

Por otro lado, lo que ocurre con tu cuerpo al entrenar durante estas mismas dos fases es que te sentirás más agotada por la misma falta de esas hormonas, así que por ello mismo será necesario que reserves un poco tus energías y entrenes más ligero ya que por muy exigente que debas realizar tu entrenamiento, no rendirás ni obtendrás los resultados que esperas, así que disfruta del entrenamiento y se considerada con tu cuerpo en esos días.