Balance entre alimentación y ejercicio

19679053_1499902130053033_6710967281525789869_o.jpg
 
 

Me fui de vacaciones y bajé de peso.

Hace seis meses mi familia y yo tuvimos una pequeña aventura en Cancún, fue una linda experiencia, pero antes de irnos al viaje, nos pesamos con el propósito de ver si en realidad las vacaciones te hacen subir de peso ya que cuando uno está turisteando trata de disfrutar de la gastronomía del lugar que visita.

Antes de de irme pesaba 62.2kgs, me fui tranquila, disfruté de platillos que no había probado y me comí una deliciosa marquesita, en realidad eran deliciosas, así que me comí dos. En fin, cuando regresé a casa me pesé de nuevo, era momento de saber si el mito de que cuando te vas de vacaciones subes de peso. Pesé 61.8kgs, bajé 400grs, me sorprendí por el resultado pero después de analizar y pensar sobre como había pasado esto, concluí que fue por el balance que tuve entre la alimentación y el ejercicio. Recordé que durante las vacaciones nadamos, subimos escaleras, caminamos grandes recorridos turísticos, anduvimos en bicicleta, remamos, corrimos para que no se nos fuera el avión y otras actividades más que Cancún tiene para hacer. En verdad nos cansamos demasiado.

Cuando recién empezaba a hacer ejercicio, me enfocaba más en entrenar, en la rutina que en lo que comía, creía en que el ejercicio era suficiente para verme de maravilla pero no es así cuando te das cuenta que no obtienes los resultados que deseas.

A veces cometemos ese pequeño error de enfocarnos más en lo que entrenamos que en lo que comemos o viceversa pero es el equilibrio que se mantiene entre ambos aspectos lo que nos permite alcanzar nuestro objetivo. 

Puedes ver esta experiencia en este divertido vídeo que hicimos en familia.